Qué es y cómo se presenta.

 

La obligación de presentar el modelo 720 recae sobre todas las personas físicas o jurídicas residentes en territorio español, incluidos los territorios forales, que ostenten la titularidad, beneficiario o autorización sobre bienes y derechos en el extranjero.

Si resides en España, incluyendo Navarra, Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, y posees activos en el extranjero, como cuentas bancarias o propiedades, es imperativo informar a Hacienda mediante el modelo 720. Esta exigencia es válida tanto para individuos como para empresas.

El propósito fundamental de esta declaración es notificar a las Administraciones Públicas sobre activos ubicados fuera de España. El modelo 720 se centra en tres categorías específicas:

  1. Valores, como acciones, seguros y rentas depositadas en el extranjero.
  2. Bienes inmuebles y derechos sobre propiedades situadas en el extranjero.
  3. Cuentas en entidades bancarias en el extranjero.

La obligación de informar surge al superar los 50.000 euros (sin que apliquen excepciones) independientemente del número de titulares. Además, se debe informar sobre los saldos totales sin prorratear, especificando el porcentaje de participación.

¿Quiénes deben presentar el Modelo 720?

Están obligados a presentar el modelo 720 los siguientes tipos de contribuyentes que se encuentren en alguno de los tres supuestos mencionados a continuación:

  • Personas físicas y jurídicas residentes en España.
  • Establecimientos permanentes en España de personas físicas/jurídicas no residentes.
  • Entidades según el artículo 35.4 de la Ley General Tributaria (herencias yacentes, comunidades de bienes).

Casos que obligan a informar en el modelo 720

  • Cuentas bancarias: Ser titular, cotitular, representante, autorizado o beneficiario de cuentas en entidades financieras en el extranjero, cuyos saldos medios del último trimestre o a 31 de diciembre superen conjuntamente los 50.000 €.
  • Valores: Ser titular o titular real de valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidos en el extranjero, cuando superen conjuntamente los 50.000 €, excluyendo los planes de pensiones.
  • Bienes inmuebles: Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados en el extranjero, con su límite conjunto de 50.000 €.

Presentación del modelo 720 en ejercicios posteriores

Solo se presenta en ejercicios en los que alguno de los tres tipos de activos (cuentas bancarias, valores o bienes inmuebles) haya aumentado su valor en 20.000 € en comparación con la valoración informada en el modelo 720 previo.

Además, se debe volver a presentar el modelo 720 al vender un inmueble o cancelar una cuenta previamente declarada.

¿Cuándo se presenta el Modelo 720?

La declaración de bienes en el extranjero se efectúa entre el 1 de enero y el 31 de marzo, proporcionando información correspondiente al ejercicio inmediatamente anterior.

¿Cómo se presenta el Modelo 720?

Esta declaración se presenta exclusivamente por vía telemática, siendo indispensable contar con un Certificado Digital o cualquier otra forma de identificación electrónica segura aceptada por la AEAT.

Exenciones en la presentación del Modelo 720

En general, no es necesario presentar el Modelo 720 si no se superan los 50.000 € en ninguno de los bloques de la declaración. Sin embargo, si se supera este límite en cualquiera de ellos, ya sea individual o colectivamente, persiste la obligación de presentar.

No es necesario presentar el Modelo 720 cuando, en el caso de una persona jurídica, estos activos estén reflejados en su contabilidad de manera correcta, siempre que estén debidamente identificados e individualizados. Esta exención exime al titular (persona jurídica), pero no a los autorizados, apoderados, responsables, etc.

Por lo tanto, las personas jurídicas quedan exentas de la obligación de declarar el Modelo 720 si los activos están reflejados adecuadamente en su contabilidad.

¿Cómo determino si debo presentar el modelo 720 ante Hacienda?

Como se mencionó anteriormente, se debe informar al superar los 50.000 euros, sin excepciones, independientemente del número de titulares. Si cumples con este requisito, debes presentar este modelo ante Hacienda.

Además, es importante señalar que solo se está obligado a volver a presentar el modelo 720 cuando se cierra una cuenta o hay un aumento en el valor de los bienes.

¿Qué sucede si no lo presento?

La falta de presentación del Modelo 720 conlleva una serie de sanciones. Sin embargo, es necesario considerar la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que falló a favor de la Comisión Europea. Esta denunció a España por el desproporcionado régimen sancionador asociado a la declaración 720, argumentando su contradicción con la normativa europea.

Las nuevas sanciones no pueden superar el 50% de la cuota defraudada. Además, el delito derivado de la no presentación del Modelo 720 prescribe a los 4 años, al igual que con otros delitos fiscales. Esta modificación es significativa, ya que antes de la jurisprudencia del TJUE, estas deudas no prescribían.

En resumen, se eliminan las sanciones fijas por la no presentación de la declaración 720. Además, se aplicará el régimen sancionador de la Ley General Tributaria. También se eliminarán los regímenes de imputación de los incrementos no justificados y las rentas no declaradas. En conclusión, la no presentación del Modelo 720 acarreará multas que oscilarán entre 150 y 250 euros.